RESISTENCIA A LA INTEGRACIÓN DE LAS TICS O CONDICIONES DE CARENCIA EN EL CONTEXTO SOCIAL

Se piensa que la introducción a la Tecnologías de la Información y Comunicación en el ámbito educativo es una forma de aproximar a los estudiantes a condiciones de desarrollo, para ser ciudadanos del siglo XXI, ¡pero no!, la incursión en esto no siempre es recibida con los brazos abierto, por el contrario se percibe con mucho escepticismo y recelo hasta convertirse en un pretexto para demeritar el esfuerzo y la propuesta a la alfabetización digital.

Es claro que como Docentes pretendemos generar condiciones dentro y fuera de las aulas, que les permitan a los estudiantes vivenciar situaciones a las que se verán expuestos cuando sus estudios terminen, en los que requieren mostrar todas sus capacidades para hacer frente a la demanda del mundo globalizado, pero que pasa cuando dicho esfuerzo se vincula con la el uso de las Tic’s en contextos donde el desarrollo tecnológico existe, pero no está al alcance por la economía y la costumbre de lo que se espera en el aprendizaje de los estudiantes y sus padres.

Cuando se pretende llevar los estudiantes a la accesibilidad y comunicación después de las aulas presenciales a las virtuales o simplemente a la continua interacción para dar seguimiento a sus aprendizajes, también se encuentra con la resistencia de los estudiantes que niegan categóricamente conocer el sistema o no tener los medios para estar en contacto y los padres se quejan de los costos por el empleo de estos.

Hasta cierto punto, es cierto que el gobierno ha fallado en brindar la conectividad a internet en las escuelas y en los centros de concentración pública del valioso servicio.

Pero aún más, el hecho de que el logro de sus aprendizajes se da a través del producto las actividades plasmadas en el papel, siendo valoradas sólo por la cantidad, sin tomar en cuenta las fechas de entrega y la calidad del contenido.

Es entonces que el esfuerzo de capacitación y diseño por el profesor para la elaboración de las actividades o asignaciones o consignaciones en las plataformas pierden todo sentido, ante la inconformidad y molestia de los padres por considerar que más que beneficiar, daña a sus hijos al no contar con los medios, el acceso al internet y los recursos económicos.

Ante esta situación el profesor tiene que ceder y dejar de lado su interés en la formación de sus estudiantes en el empleo de las nuevas tendencias tecnológicas, pues ante tanta falta de apoyo de sus propios pares y la presión a la directiva de continuar impulsando un proyecto de aprendizaje que pretende más que innovador ser la concreción de competencias digitales.

¿Entonces qué solución se tiene? Este es simplemente trabajar con aquellos que lo permitan y dejar que el tiempo y la demanda del nuevo mundo les permitan concientizar de la oportunidad que han dejado pasar por no renunciar su estado de confort. Es entonces que “Caso tras caso, vemos que el conformismo es el camino fácil, y la vía al privilegio y el prestigio; la disidencia trae costos personales.” Noam Chomsky

Heriberto Prieto Z.

Twitter: @heribertopz21

Blog: https://heribertoprietozamudio.wordpress.com/

Anuncios

El Registro del Rendimiento Físico, una tarea pendiente para el seguimiento de salud, marca y talento deportivo en la Educación Física.

En cada uno de los niveles educativos, se espera encontrar estudiantes sanos o por lo menos, que conozcan y estén conscientes de su estado de salud; asimismo, que cuenten con la formación inicial en su cultura física. No obstante, resulta asombroso que la gran mayoría de los estudiantes desconoce su estado de salud y no cuenta con un estilo de vida sana que incluya rutinas de ejercicio para su óptima condición física.

La Educación Física es y ha sido la asignatura que se asocia a la idea de que se realiza fuera del salón de clase, con la finalidad de efectuar actividades recreativas para romper con la cotidianidad. A pesar de ello, se pretende encontrar a aquellos estudiantes con un rendimiento sobresaliente para practicar actividades reglamentadas para la participación en deportes individuales o de conjunto, sin el verdadero interés de encontrar talentos. Esto no es precisamente un caso generalizado para instituciones públicas y particulares, pero sí en la mayor parte de ellas se enfocan en cubrir con los programas de estudio.

El asunto es, que al concluir estudios educativos en cada uno de los niveles, el estudiante lo único que sabe es que jugaba o participaba en determinada actividad deportiva, sin conocer siquiera su más mínima reglamentación y carente de la disciplina y el nulo interés por el cuidado de su cuerpo con rutinas de ejercicio físico.

El estudiante, durante su trayectoria académica pasa un proceso de Desarrollo integral y este es logrado progresivamente hasta alcanzar su mayoría de edad o por lo menos durante su educación obligatoria.

La inquietud es responder las interrogantes ¿cuál es la ventaja de los alumnos al mejorar su desarrollo físico? y ¿qué habilidades físicas puede desarrollar? Esta es la cuestión, nadie lo sabe realmente, al carecer de registros de pruebas de actitud física que les permitan enfocarse en metas personales y seguimiento para su desarrollo personal y colectivo.

La causa de ello, es que los contenidos de los programas de estudio están diseñados con la mera intención de cubrir un conocimiento cognitivo y el de las propias habilidades físicas para maximizar su rendimiento corporal en su salud hasta la educación primaria.

Pero esto no lo es todo, hace falta llevar un seguimiento para conocer las capacidades de los estudiantes, que les faciliten la continuidad o las propuestas de trabajo físico para mejorar su desempeño de manera personalizada y consiente a lo largo de su vida.

Se cuenta con una diversidad de pruebas “test” o pruebas para valorar las cualidades físicas básicas con sus indicadores fisiológicos (flexibilidad, fuerza, velocidad y resistencia) que permitan conocer las capacidades y características del individuo, con el cual se puede predecir el futuro rendimiento o determinar el progreso para mantenerse en forma con la práctica de activación física o deporte.

El registro del rendimiento físico, no como medida de acreditación, pero si de concientización e indicador de logro individual, significaría un instrumento de desarrollo integral al tener un control sobre el registro de las cualidades físicas personalizado.

Al igual que el historial de salud familiar, cartillas de vacunación y tarjeta de salud o de citas el Registro de Rendimiento Físico, permitirá ser un valor agregado en el cuidado de la salud del individuo.

Es claro que al tener estudiante preocupados en mejorar su rendimiento físico y tener marcas que superar, genera el distanciamiento a las adiciones y por ende, alumnos más sanos en todos los sentidos.

REFERENCIA

Antonio Moreno Campos (26/08/2014). Control fisiológico del Deportista. Registro de Frecuencia cardiaca. Recuperado de http://g-se.com/es/fisiologia-del-ejercicio/blog/control-fisiologico-del-deportista-registro-de-frecuencia-cardiaca

Genetic Alliance (2006). Una guía para el historial de salud familiar. Recuperado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK115602/

Alvaro Parco Arrondo (Noviembre/2013). Pruebas para valorar las cualidades físicas básicas de los alumnos en Educación Física. Recuperado de http://www.efdeportes.com/efd186/pruebas-para-valorar-las-cualidades-fisicas.htm

HERIBERTO PRIETO ZAMUDIO