El Proyecto de Vida que no tuvo Alas

Cuando los hijos nacen la gran ilusión comienza,¿que será o quién será el niño del mañana? Es la interrogante que surge y que se va despejando durante su crecimiento. En el que a diferencia de otros años y épocas los jóvenes de hoy son tan distinto de los que fueron sus padres y algunos allegados no tan grandes.

El mundo se transformó con el aparecer de la tecnología que irrumpió al producir cambios sustanciales en la vida de todos. Y la  forma de incidir en los niños, jóvenes y en los propios adultos al dar las facilidades de accesibilidad a información y sociabilización que no tiene restricción.

El cambio vino entonces cuando a la mente de los infantes pudieron conocer aquello que era un tabú y pudieron explorar vivencias no conocidas en otras épocas al cual podían acceder.

Y a pesar de toda esta accesibilidad problemas sociales en los jóvenes como Ninis, Rebeldes sin causa, Embarazos no deseados

Adicciones y Jóvenes delincuentes son producto de la sociedad sin responsabilidad social y moral.

Ante este panorama tan desolador nuestra sociedad tiene que seguir siendo funcional pero con la lamentable selección y accesibilidad a oportunidades de estudio y trabajo en el que los jóvenes se encuentran.

¿Pero esta es la causa principal de que los jóvenes se encuentren ante las dificultades de elegir una carrera o dedicarse a una actividad económica? Esto nada más tiene que ver con una de las principales preocupaciones del entorno social, pero existen otras que parten de tres factores determinantes en la vida de todo joven que son el vínculo del seno familiar, el entorno del contexto donde habita y sus propias creencias fortalecidas por la proximidad tecnologías de la información y comunicación.

El seno familiar se vive con alteraciones de principios y valores morales de lo que antes, era cuestión de unidad e integridad familiar es un asunto personal y de alta privacidad de entre sus propios miembros. Originando poco o nulo interés de entre sus miembros por conocer sus capacidades y talento en que puedan y deban orientar a sus familiares. La falta de motivación e interés de los familiares genera el desencanto de verse con una aspiración.

En cuanto al entorno del contexto donde habitan este se priva de el propio deseo de superarse en cuanto se llega a una zona de conformidad por pasar el día en compañía de sus vecinos y amigos donde tener un programa de actividades sometiéndose a los intereses del jefe de familia. En muy raro los casos que jóvenes se interesen por realizar proezas en sus vidas como un medio de superación, lamentable pero dependiendo del ambiente que se habite es el deseo de superación.

Sus propias  creencias fortalecidas por la proximidad tecnológica de la información y comunicación es por ella en que los jóvenes de hoy ya no se preguntan o meditan sobre quienes o en que son buenos si no que buscan imitar los patrones comerciales  de los distintos medios en la que se interesan por ser el estereotipo de vida del más famoso. Esta carrera de parecer el más popular los hace cometer acciones que dañan su propia integridad y generan versiones de personalidad relativas que solo llevan a una mayor confusión de quienes son y que pueden servir.

Todos están esperanzados en que las escuelas corrijan ese problema con cursos de orientación vocacional y profesional pero aunque se tengan resultados que les permitan ubicarse falta aunque estén convencidos de sus capacidades y el estímulo de sus familias y su círculo social al que pertenecen.

Los jóvenes no se forman en un pequeño transitar de vida antes de pasar al próximo nivel, es un procesos de todos estamos.involucrados.